miércoles, 26 de agosto de 2015

Carteles del chino

El pobre chino poco a poco, va aprendiendo a escribir en castellano.

lunes, 24 de agosto de 2015

El gato asesino

¡La de cosas extrañas que venden los chinos!

viernes, 21 de agosto de 2015

Badoo es spam y una estafa

Desde hace tiempo y (entre otros) a través de los números de móvil 634400445 y 653786451, vengo recibiendo mensajes de texto también conocidos como SMS, con un enlace o url para que instale en mi móvil la aplicación de badoo, una especie de red social de perdedores, donde intentan como buenamente pueden, buscar pareja. Digo buscar, no encontrar.

Es posible que esos SMS vengan de una persona que desea conocerme, cosa que dudo porque ni estoy en su servicio ni hay publicada ninguna foto ni video mío en Internet. Lo más probable es que sea alguno de sus empleados, intentando captar incautos para que se den de alta en su mierda de servicio, que no es un servicio, sino una estafa. La estafa de badoo.

He intentado contactar con badoo para que borren mi número de su servicio de su web, de su aplicación o de donde coño lo tengan, pero es imposible. A lo más que llegas es una especie de formulario para clientes (yo no lo soy), incumpliendo obviamente tanto la ley de servicios de la sociedad de la información y el comercio electrónico y la ley de protección de datos. He pensado en presentar una denuncia contra ellos, pero escribir aquí es mucho más efectivo, pues si alguien me lee y deja de utilizar sus servicios, les doy donde más les duele: en el dinero.

A los clientes de pago o gratuitos que hay en badoo se les llama coloquialmente baduinos (como los monos), y son en su inmensa mayoría hombres atraídos por un montón de fotos gancho de supuestas chicas, que en realidad son putos becarios de los cojones, unos hijos de puta que se hacen pasar por mujeres para atraer hombres a los servicios de pago de badoo. Cada puto becario, maneja el perfil de unas cincuenta chicas aproximadamente.

Darse de alta en badoo es gratis. Enviar mensajes entre los clientes de badoo, también. Pero la web está muy limitada. Si quieres ver más perfiles o enviar más mensajes, tienes que pagar. Con tarjeta o mediante mensaje de texto, pero tienes que pagar. Ahí está el negocio de badoo. En tener a un montón de pajilleros entusiasmados con conocer a supuestas mujeres que le dan cuartelillo.

No hay mujeres en badoo. Y las pocas que hay, están tan saturadas de conversaciones con miles de salidos a la vez, que lo único que hacen es escribir y nada de quedar con un desconocido, que es precisamente lo que tu andas buscando.

Olvídate de badoo. No vas a ligar en badoo. Sal a la calle y comienza a hablar con mujeres. Ve a los sitios donde haya muchas mujeres e intenta iniciar una conversación con ellas. Las mujeres son muy divertidas y están acostumbradas a que los hombres intenten hablar con ellas.

Badoo tiene un puto becario de los cojones al que llaman comunity manager (presidente de la comunidad), que se pasa el día entero buscando en google comentarios acerca de su servicio. Cuando encuentre esta entrada, la pasará a sus abogados de pene pequeño, para que me escriban un correo o una carta amenazadora. De antemano os respondo, abogados de pene pequeño: idos a la mierda, desgraciados.

______

Actualización para dejar constancia de su respuesta en twitter, remitiéndome a su formulario:












jueves, 20 de agosto de 2015

¿Duelen las pinzas en los pezones?

De la serie ¿que buscas qué?


PREGUNTA: duelen las pinzas en los pezones

RESPUESTA: Prueba a ver...

De nada.

Sentada sin prinsas en el wc

De la serie ¿que buscas qué?


PREGUNTA: sentada sin prinsas en el wc

RESPUESTA: Con razón hay tanta cola en los lavabos de las chicas.

De nada.

martes, 18 de agosto de 2015

La primera experiencia sexual

Aquí a un niñatillo pintamonas, le dieron por el culo.


domingo, 16 de agosto de 2015

La caseta de timofonica

Me imagino en ella a sus miles de precarios subcontratistas, manifestándose para dejar de ser cuatrocientos euristas.

sábado, 15 de agosto de 2015

Los gorilas en la puerta

No entiendo cómo la gente entra a los bares que tienen gorilas.

Los gorilas tienen que estar en África.

En su sitio, vamos.
Google+