domingo, 6 de agosto de 2017

El baile social y su desconocimiento


La pista de Baile, territorio comanche:
¿Existen las reglas?


Si aún no ha leído el artículo nº 1 de esta serie, no deje de hacerlo antes de iniciar la lectura de esta nueva entrega. Después, retenga sobre todo en la memoria estos fragmentos:

...El Baile de Salón es (...) “una actividad realizada por dos personas sobre la pista moviéndose y comunicándose al compás de la música con ritmo y coordinación"..."Establecer una conversación "no verbal" en pareja a través de la música y la danza"... ”en la que participa cuerpo, mente, espíritu y sentimiento. Es personal e íntima y a la vez comunicativa, grupal, pública. Es creativa, espontánea e individual y al mismo tiempo coordinada, estructurada y convencional”...”No obstante, hablamos (...) de baile de salón social, no de baile deportivo (con rigurosas normas de competición reguladas por una federación a nivel internacional), ni del baile que se hace en concursos, shows o exhibiciones (cuyos contenidos y objetivos son muy diferentes de los estudiados aquí). Hablamos de lo que hace la gente que se reúne para bailar en pareja con el propósito de disfrutar de la música y de la danza, en suma, de baile social”.
“Social significa comunidad. Cooperación en vez de competición. Significa compartir un espacio físico en armonía: respetar y ser respetado”.

...”La pista de baile es participativa, comunicativa y grupal... las estrellas del escenario se confunden con los principiantes cuando bajan al salón a compartirlo: no pueden invadir espacios donde otros bailan, han de adaptarse a la pista llena y saben como hacerlo. Igualmente los principiantes tienen derecho a ocupar su sitio -siempre hablamos de bailar- si saben, naturalmente, cual es ese sitio y cual es el de los demás”.
...”Sobre el conocimiento y la aplicación de los recursos (que no son los mismos en los diferentes estilos de baile) para compartir correctamente la pista (...) no está de más asimilar definitivamente que todos tienen en común una cosa: el uso de la lógica y el sentido común”.

El piso de madera es enorme y liso, pero no resbaloso; hay solamente algunas otras parejas en la sala de baile; el aire acondicionado está perfecto, como la música; y cada pareja con la que baila se sabe todos los mismos pasos que usted, y ambos los ejecutan con perfección absoluta....
¡Despierte! ¡No estamos en el cielo de la danza!


Todo el contenido se centra en aclarar conceptos acerca de un tema desafortunadamente oscuro e incluso desconocido para muchos: las reglas de “etiqueta” ó de “cortesía” que regulan la convivencia en la pista de baile.
¿Pero existen Reglas para el comportamiento de los bailarines?
La respuesta es SÍ. No obstante, el baile de salón no tiene normas institucionalizadas o reguladas oficialmente, sino principios universales. Y como ya se ha dicho, el criterio que las rige es el uso del sentido común. En todo caso, es necesario conocerlas para saber qué es lo que está bien y qué es lo que no está tan bien; en última instancia cada uno es, por suerte o por desgracia, libre de hacer lo quiera.
A lo largo del artículo se utilizarán con frecuencia las palabras piso (*), pista (*) y sala (*); usted debe dar a estas palabras la siguiente interpretación cada vez que las lea:
(*) lugar en donde los aficionados al baile en pareja se reúnen para disfrutar de la música y la danza compartiéndolo en armonía.

Técnica de Baile y Baile-Social. El lado intelectual del Baile de Salón.

Se oye mucho -y a veces bueno- sobre técnica, estilo, y ejecución: cosas importantes para bailarines a nivel de progreso individual. Pero se oye muy poco sobre los recursos y los aspectos culturales del baile. Lo cierto es que para bailar en un “club” tan importante es lo uno como lo otro; por lo tanto vamos a empezar definiendo y analizando los dos aspectos que deberían ser la “biblia” para el/la bailarín/a social, a saber:
-1º, el aspecto técnico, (lo único necesario, según parece, para salir a bailar a tenor de las enseñanzas que imparten actualmente la gran mayoría de escuelas de baile en casi todo el mundo) es decir, la interacción con su pareja y con la música.
-y 2º, el aspecto social, es decir, su interacción con el tamaño y la calidad del piso, y con las demás parejas que bailan compartiéndolo junto a usted.


*Estudiemos primero el aspecto número 1:

La idea básica detrás de la técnica de baile es obtener control y destreza para finalmente disfrutar del baile social. Si sus metas son diferentes ó más altas, no olvide -cuando comparta con nosotros el piso un sábado por la noche- que a pesar de no estar a su altura no nos gustan los empujones ni los codazos; aunque provengan del campeón del mundo.
Comentario previo: casi todas las reglas, sugerencias e ideas que se aportan van dirigidas tanto a hombres como a mujeres; sin embargo, dentro de la pareja la mujer descarga gran parte de la responsabilidad del control del baile en el hombre, que asume el rol del “líder”. Muchos de los conceptos más importantes están específicamente relacionados con esta responsabilidad.
¿Cómo se puede conseguir la técnica de baile en pareja? Vamos allá con calma....


Decálogo de la técnica de baile en pareja

Primero, danza a la música: ¿Está la canción marcada, es lisa, fuerte, o contiene silencios, o golpes suaves y/o duros? ¿Está tal vez “sucia” para su oído? No abrace igual para cualquier canción; no baile igual todas las canciones. En la misma canción, su manera de bailar debe parecer diferente mientras que la música cambia, no sólo cambiando la velocidad. Sienta la música. Desafortunadamente, hoy en día los principiantes poseen un voraz e impaciente deseo general de aprender vueltas y figuras y no se paran a aprender a bailar con la música. Tal falta de paciencia desalienta a profesores a incluir en sus clases “técnicas de danza” donde la gente puede concentrarse en bailar y no en aprender nuevos movimientos. Es posible que la carencia o pérdida de entusiasmo de determinados profesores les haga “perder fuerza” para hacer bien las cosas y de este modo “caen en el lado oscuro”, es decir, se transforman en simples mercaderes de compra-venta de lo que quiere la gente: muchas figuras.

En segundo lugar, danza con su pareja: Realmente no importa el estilo o los pasos diferentes que estudió cada uno. Lo que importa es la actitud; un ejemplo: algunas personas tienen un altivo y/o soberbio estilo de baile de salón; y otras tienen una encogida timidez, una mirada huidiza en su bailar. Empareje las actitudes cada vez que baile, hágalo incluso mientras se abraza con la pareja antes siquiera de dar un solo paso, y observará como usted va convirtiéndose en mejor bailarín/a social.

Tercero, baile con los pasos apropiados: Con una pareja principiante, comience con fundamentos, después intente pasos de lujo; no comience nunca con la artillería pesada de su repertorio de combinaciones. Puesto que un/a bailarín/a parece tan bueno o tan malo como su pareja, cualquier otra cosa que no sea intentar la “conexión” no sirve, porque si no se logra “conexión” en el “llevar y seguir” no hay resultados positivos; aún más, sólo hay resultados negativos. Tanto cuando un hombre no puede “llevar” a una mujer, como cuando una mujer no puede “seguir” a un hombre, el hecho es que la “desconexión” se refleja de inmediato tan gravemente en el líder como el seguidor.

Cuarto, domine la posición de abrazo antes de aprender otras cincuenta vueltas. La mayoría de las mujeres parecen preferir a un bailarín que comienza con un buen abrazo, que usa sus brazos con mesura y que se recrea en la posición del abrazo en pareja recuperándola a menudo. ¿Ha probado usted a bailar algunas figuras “manteniendo el abrazo”? La meta máxima del líder perfecto debería ser dominar la posición cerrada.

Quinto, cuando se “pierda” la conexión, recupérela: Si un paso específico falla mientras se baila --un manejo a destiempo, una vuelta retrasada-- no continúe arrastrando el error con su pareja, porque el resultado será incómodo probablemente. En su lugar recupere la música y a la pareja con movimientos algo más básicos, y después conduzca de nuevo de menos a más. Cuando todo falla, traiga a su pareja de nuevo a la posición cerrada y comience otra vez.

Sexto, el bailarín no tira ni empuja: conduce. Un ejemplo, si usted realiza un determinado manejo sobre la mano de ella no piense que “levanta su propia mano” y así de paso subir la de ella, piense que “levanta la mano de ella” aunque utilice para ello la propia. Sobre el tema de “llevar y seguir” trata todo el artículo siguiente.

Séptimo, improvise en su “coreografía” pero no improvise en su manejo.

Octavo, no importa los muchos o pocos pasos que sepa, mézclelos hacia arriba: de menos a más. No repita el mismo patrón cada vez que baila. Haga como mucho un par seguido del mismo paso. Agregue una vuelta doble para una chica que tenga gusto de recibir giros pero no haga nunca evoluciones complicadas a una pareja principiante. Algunas mujeres tienen gusto de concentrarse en bailar en vez de realizar con usted todos los movimientos de su repertorio. Créame, las figuras nuevas que usted quiere lucir no le harán mejor bailarín a los ojos de su pareja: disfrute haciendo las cosas que mejor domina para hacer la danza más agradable e interesante.

En noveno lugar, lea despacio los secretos de “cómo hacerse el bailarín” (sobre un artículo de Kelly Gellette, publicado en mayo de 1992).
• Aprenda 100 vueltas/figuras antes de perfeccionar los fundamentos.
• Nunca haga los movimientos básicos.
• No se moleste en aprender bien los fundamentos.
• Baile con la misma pareja todo el tiempo.
• Nunca atienda en una clase si no es para aprender más vueltas/figuras.
• Sea olvidadizo con su pareja, usted aprenda dobles vueltas.
• Olvídese de que la confianza y la técnica vienen con conocimiento y práctica.
• Nunca practique.
• Baile sus rutinas de coreografía en la sala de baile.
• Asegúrese de decir a cada uno cuan maravilloso es usted.
Décimo: práctica, práctica, práctica, práctica, práctica, práctica, práctica, práctica, práctica...

*Ahora estudiemos el aspecto nº 2:
La idea básica detrás del concepto de baile social es utilizar la educación, la lógica y los recursos que se obtienen de una buena técnica de baile de salón para “compartir el piso en armonía”. Veamos, pues, cuales son las Reglas que regulan el baile social:

Decálogo de la pista de baile
Primero, cada bailarín tiene derecho a un espacio en el piso, sea cual sea su nivel.
Hablemos claro, todas las personas no son iguales. Existe mucha gente diferente. Y también gente que baila diferente. Y sucede que los bailarines “similares entre sí” se ubican a menudo en áreas definidas del local. Es la naturaleza humana, y ya está; ocurre lo mismo en Sevilla, en Buenos Aires y en Los Ángeles.

Generalmente, hay áreas de principiantes, otras áreas de bailarines intermedios, y aún otra/s área/s donde se “baila caliente”. Hay incluso pequeñas subzonas dentro de estas áreas principales. No es una regla, solo sucede de esa manera, naturalmente. Usted siempre tiene la opción de elegir qué quiere hacer, según lo que desea conseguir, con quien quiere bailar y donde desea bailar, y elige a menudo según el propio nivel y el de sus amigos. No realice “incursiones” a las áreas de más nivel que el suyo con el objeto de bailar siempre con bailarines/as más experimentados; ese no es un acercamiento constructivo, y probablemente no tendrá éxito. La mayoría de la gente desea generalmente bailar en su propio nivel, no es realista contar con más de un par de piezas ocasionales por noche con bailarines/as más avanzados/as, hasta que usted progrese con su técnica.
Con el propósito de practicar y progresar, la mejor estrategia es pasar la mayoría de nuestro tiempo en las áreas de nuestro propio nivel. Quejarse no ayuda; aprenda y sobre todo practique. ¡Y goce sin prejuicios!

Según Eddie Torres: "cuando usted entre en un club social, no baile enseguida. Primero eche un vistazo, observe un poco a los bailarines y considere con quién puede bailar, quién baila en su nivel, o más o menos sobre su nivel. Entonces pase la mayoría de su tiempo bailando con ellos. De esta manera, usted consigue práctica agradable y asegura su diversión”.
En segundo lugar, los principiantes no controlan bien el espacio mientras bailan: Por lo tanto, las colisiones con las parejas de nivel más avanzado han de evitarlas éstos últimos ¿por qué? Recuerde que una vez usted comenzó a bailar, ¿podía al principio mantener bien el paso básico y cambiar fácilmente las direcciones controlando a la vez lo que pasaba alrededor? El bailarín avanzado puede alterar las evoluciones, corregir las direcciones y las distancias de los giros, acortar pasos, y hasta crear recursos con “paradas” o “contratiempos”, todo esto evitando las colisiones. El bailarín con experiencia tiene un control técnico del que no dispone el principiante. Tenga en cuenta también que las parejas de su alrededor también se mueven; en un cierto momento es posible que alguna ocupe –antes o incluso a la vez que usted- un espacio vacío que está muy cerca suya: ¡Cuidado donde envía a su pareja!
Tercero, el único espacio que usted puede demandar está bajo su propio cuerpo: Su pie no debe salir nunca en ninguna dirección si el peso de su cuerpo no está sobre él. Por lo tanto, si está caminando a menudo entre la gente invadiendo espacio ajeno, probablemente está dejando sus pies expuestos teniéndolos más allá de su cuerpo. Mantenga un limpio –y en la medida de lo posible amplio- marco con la parte superior del cuerpo creando un espacio lo suficientemente ancho entre los ocupantes del piso. A pesar de todo, si usted tiene una colisión discúlpese aunque no haya sido culpa suya.

Cuarto, adapte su baile a las condiciones de la pista: ¿Está bailando sobre madera, cemento, mármol? Elija los pasos que le permitan bailar fácilmente en el piso. No intente dobles vueltas a menos que el suelo resbale mínimamente. En el otro extremo, si el piso está encerado, limite sus vueltas espectaculares y haga cosas más seguras para que sus pies estén siempre debajo de usted; resulta embarazoso un aterrizaje que acabe con el extremo posterior sobre el suelo.

Quinto, acrobacias no. A no ser que esté compitiendo en un concurso, o que usted conozca todas las condiciones necesarias, no ponga en peligro a su pareja ni al desafortunado que se encuentre cerca intentando llevarlos al dentista con “triple giro + caída pies-arriba” o “separación + levantada + pose cabeza-abajo” Sobre todo ¡definitivamente no lo intente con principiantes! (a menos que su seguro de responsabilidad cubra los gastos médicos).

Sexto, si la pista está llena, no haga la espectacular figura que aprendió hoy. Si está deseando practicar un par de nuevas combinaciones pero ¡ay!, usted se da cuenta que no hay sitio en el piso, entonces cíñase a los pasos que sí puede controlar. Si está desesperado, busque entre la muchedumbre algún espacio (si es que existe) que no ofrezca peligro de colisión, pero esté preparado para abortar si el espacio se cierra; nunca sacrifique a su pareja porque usted quiere lucir la nueva artillería.

Séptimo, no “repase” ni “enseñe” ningún paso mientras se baila en el piso. Acerca de la “enseñanza no solicitada”antes, durante o después de un baile: simplemente, no lo haga. Acerca de la “enseñanza solicitada” en la pista de baile por compañeros o amigos: pues tampoco lo haga; y si lo hace váyase a una esquina, al rellano de las escaleras, o mejor a su casa o a su escuela de baile.

Octavo, es descortés negar un baile a menos que usted realmente no planee bailar.

Noveno, por favor, no se pare, no cruce, no pasee con un cigarrillo ó con una copa sobre la pista de baile.

Décimo, ruego en nombre de todos los demás bailarines/as: cuide su aseo y su aspecto personal.

A muchos bailarines/as también nos gusta bailar algunas danzas de las llamadas “de progresión” –bailes de salón los llaman rigurosamente algunos- en las cuales las parejas realizan un recorrido alrededor de la pista. Tienen algunas reglas adicionales que son las mismas en todas las salas de baile del planeta; no sé en otro; pero si usted baila FOX TROT, TANGO ARGENTINO o VALS (citando los más conocidos) en cualquier pista del planeta Tierra, las reglas más importantes son estas:

Reglas del movimiento:
• La dirección de la “imaginaria línea” de danza que recorren siempre las parejas va siguiendo la dirección contraria a las agujas del reloj, alrededor de la sala.
• No se pare en la línea de la danza; si usted debe parar, se va al centro de la pista o se va fuera de la pista, pero no se queda en la línea de baile. Se baila en constante desplazamiento, por lento que éste sea; no realice “figuras” estáticas en la línea de baile porque “rompe las reglas del juego” estorbando claramente a los demás.
• Existen dos carriles en el piso: 1º, el carril externo, que es usado por parejas con desplazamiento fluido, más rápidas en pasar, y 2º, el carril interno, que está para las parejas con movimientos más lentos, o que bailan con paradas o con recorrido inestable.
• Cuando una misma pieza musical se puede interpretar bailándola de diferentes formas, las parejas que realizan baile “estático” se deben colocar hacia el centro de la pista, y las parejas que realizan baile “en progresión” se desplazan por el exterior de la pista.

De modo que, en resumen:
- Buena “técnica de baile” + buen “nivel cultural de baile” = éxito en la sala de baile.
- Su nivel de baile no tiene nada que ver con el número de pasos que usted sabe ejecutar. Cuando por fin entienda esto, dejará de aprender simplemente bailes y empezará a aprender a bailar.
- El éxito en el baile se basa en hacerlo siempre agradable a la pareja y siendo bailarines con personalidad pero cuidadosos y respetuosos en la pista. “Respeta y serás respetado”.
- Relájese y goce del baile. Todos deseamos divertirnos y parecer tan-buenos... en el piso, así que piense un poco en lo que está haciendo, quien está con usted, y quien está en el piso.
- ¡Ahora salga a bailar y simplemente disfrute!
Antonio Bragelli, Julio de 2005. © 2005, Antonio Bragelli. Todos los derechos reservados.

Parte del contenido está basado en conocidas publicaciones y en artículos clásicos sobre conceptos generales del Baile de Salón y del Baile Latino.

Para publicar esta entrada he solicitado y obtenido autorización de su autor, que copio/pego:


Hola Antonio,
Ante todo, disculpa mi tardanza en responderte. He estado muy ocupado las últimas semanas.
Tienes mi autorización para reproducir mis artículos en tu blog. Sí te pido que, aparte de citar la fuente, respetes el texto íntegro, sin alterar nada. Para bien o para mal, los artículos han sido creados tal y como están, y siempre que los reproducen pido que sea en estas condiciones.
Te agradezco enormemente el interés que has mostrado y me alegro de poder contribuir a la difusión, en Málaga, de esta actividad.
Un saludo y mucha suerte.

Antonio Bragelli.



Saber escuchar para saber bailar
Nota previa a la lectura:
El propósito de esta segunda entrega es aportar claridad en torno a la conexión que existe entre la música y el baile. Nada menos. No se van a tratar en esta ocasión las raíces ni la evolución de la salsa, ya que serán objeto de estudio en otro artículo. El contenido se centra en definir y diferenciar los aspectos más importantes acerca de la música y la danza de un ritmo que cientos de miles de personas bailan hoy en día prácticamente en todos los rincones del globo. No se explican los movimientos básicos de salsa, pero se muestran para tratar de entender mejor la relación entre su música y las diferentes maneras de bailarla. Tampoco contiene pasos ni figuras.
¿Sigue leyendo aún?
Entonces le propongo una sugerencia interesante y ya puede empezar a leer:

-Si es usted principiante o se considera con un nivel medio de baile, le invito a que lea previamente el primer artículo y que luego lea éste siguiendo esta recomendación: lea la primera parte antes de leer la segunda.
-Si es usted un/a bailarín/a experimentado/a y todavía continúa leyendo, le invito humildemente a que haga un ejercicio de imaginación y por un momento se figure que conoce poco acerca de la música que baila y que apenas sabe nada de los diferentes estilos de baile que no sean el suyo; considere entonces que usted necesitaría leer tranquilamente desde el principio sin saltarse la primera parte si quiere entender la segunda.
-Si es usted un/a experto/a contacte conmigo si considera que existe error u omisión con el objeto de incluir las posibles correcciones y/o abrir un debate coincidiendo con la publicación del próximo artículo 3.
Será para mí un placer intentar resolver cualquier duda en torno al contenido de este Artículo nº 2 a través de e-mail a la dirección de correo electrónico: antoniobragelli@antoniobragelli.comEsta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla conteniendo dudas, críticas, opiniones, correcciones o sugerencias.
Los cuadros o diagramas que ilustran parte del contenido han sido cedidos por Eddie Torres (New York, E.U.A.) y creados por Mike Bello (salsaweb) para el conocido clásico ensayo “Breaking the Mystery of Salsa Timing” escrito por él mismo.La colaboración de Cheíto DJ sobre música & baile pone broche final a la entrega.

Antonio Bragelli.

Primera parte:Saber escuchar para saber bailar.
El baile nace de la música y se nutre a través de ella; aún más, el baile existe porque existe la música.Esta verdad tan tremenda inspira otra verdad implacable: para aprender a bailar hay que saber escuchar la música. Hay dos formas de hacerlo:
a) tener y desarrollar un gran talento natural.
b) Adquirir los conocimientos adecuados y practicar muchísimo.
Si usted posee y trabaja ese talento tal vez no necesite ni desee seguir leyendo. Pero si se engloba usted en el grupo de los que necesitamos aprender para poder saber, entonces continúe.
Empecemos por identificar los cuatro conceptos musicales básicos de la salsa, los cuatro grandes secretos que debe conocer el bailador de salsa, mambo ó cha cha chá:
1- Medir la música
2- Encontrar el acento
3- Escuchar la clave
4- Sentir el tumbao

Las medidas de la música
La melodía de cualquier canción -por creativa, original o hermosa que ésta sea- está basada en una estructura rígida, repetitiva y mecánica. Sobre esta vieja y sólida estructura se mueven los elementos que forman parte de todas y cada una de las composiciones musicales creadas por el ser humano. Estos elementos regulan la música con rigor matemático.
Los tres que analizamos a continuación son fundamentales para nosotros porque con ellos aprenderemos a medir la música: son el tiempo, el compás y la frase musical.
Vamos a presentarlos y enseguida nos ponemos a trabajar con ellos para conocerlos mejor.
Tiempo: unidad básica de medida, que coincide con las “notas” que marcamos instintivamente con la punta del pié en el suelo o con los nudillos sobre la mesa. Asimismo utilizamos un tiempo por cada movimiento del “paso básico” de la salsa.
Compás: medida que contiene 4 tiempos -en el caso de la salsa-, de los cuales uno destaca de los otros tres.
Frase musical: unidad mínima con la que los músicos construyen la melodía. Nuestra frase se compone de al menos 2 compases, es decir, 8 tiempos.

Cómo medir la música

La medida básica será, pues, el tiempo. Comenzaremos a construir la música de la salsa desde el principio:
Los tiempos se repiten constante y uniformemente del principio al final de la canción, incluso cuando hay “silencios”:
1,1,1,1,1,1,1,1,....
No obstante, todos los tiempos no son iguales. El primero de cada dos tiempos tiene un tono distinto al otro. La música no hace PUM, PUM, PUM, PUM (dije música) sino CHIM, PUM, CHIM, PUM, CHIM, PUM...
1,1,1,1,1,1,1,1,....
Puesto que hay dos notas diferentes, la cuenta será de dos en dos a partir de ahora:
1,2,1,2,1,2,1,2,1,2,....
Continuemos:
En la salsa el primero de cada cuatro tiempos tiene un tono aún más alto que lo distingue de los tres siguientes:
1,2,1,2,1,2,1,2,1,2,1,2,1,2,1,2, etc
Puesto que hay cuatro notas diferentes, la cuenta será de cuatro en cuatro a partir de ahora.
1,2,3,4,1,2,3,4,1,2,3,4,1,2,3,4,
Todos los tiempos van seguidos unos de otros SIEMPRE, pase lo que pase. Para identificarlos mejor, sin embargo, los escribiremos así
1,2,3,4 + 1,2,3,4 + 1,2,3,4 + 1,2,3,4
Bien, entonces una nota (tiempo 1) de cada cuatro tiene el tono musical más alto y configura una nueva medida de cuatro tiempos: el compás.
1, 2, 3, 4.
La primera tarea que se plantea para aprender a bailar es, naturalmente: escuchar y reconocer el tiempo 1 de cada compás.
No importa si se trata de salsa, pop, bachata o hip hop, en realidad prácticamente todos los estilos de música tienen el “golpe” fuerte o “énfasis” en el 1:
Por lo tanto, siempre hay una nota en la cual existe un acento que reiteradamente se repite siguiendo la pauta: nota con “acento”+ 3 notas “normales”+ nota con “acento”+ 3 notas “normales”,.....
Saber donde está ese tiempo es, debe ser, el primer paso para aprender a bailar.

Cómo encontrar el acento:

Pero ¿qué es exactamente el acento? ó lo que es lo mismo, el “golpe”, el “énfasis”, el “downbeat”?
Bien, tratemos de aclararlo.
La música de salsa, mambo, chachachá, bachata y merengue está estructurada sobre medidas de tiempo continuamente repetidas una tras otra a lo largo de la canción. Todas estas frases contienen dos cuentas que van seguidas de cuatro tiempos (recordemos que 4 tiempos forman 1 compás), es decir, contienen 8 tiempos (por lo tanto dos compases):
1, 2, 3, 4, + 1, 2, 3, 4.
El primero de cada cuatro tiempos, como ya sabemos, está claramente más acentuado:
1, 2, 3, 4, + 1, 2, 3, 4.
Por fin, el acento en 1 de la primera cuenta de 4 es más fuerte que el acento en 1 de la segunda cuenta:
1, 2, 3, 4, + 1, 2, 3, 4.
Esto hace que nuestra música repita este patrón:
1, 2, 3, 4, + 1, 2, 3, 4, +1, 2, 3, 4, + 1, 2, 3, 4, etc.
Puesto que ya no son iguales las dos cuentas, a partir de ahora no contaremos de 1 a 4, sino de 1 a 8:
1, 2, 3, 4, + 5, 6, 7, 8.
Y tenemos por fin la música para bailar tal como la tenemos que contar:
1, 2, 3, 4, + 5, 6, 7, 8, + 1, 2, 3, 4, + 5, 6, 7, 8, etc.
Entre estos dos “acentos” principales existe, por lo tanto, una diferencia fundamental determinante: el acento en 1 es más fuerte que en 5.
Esta base es el segundo paso, un gran paso, para aprender a escuchar la música y bailar distinguiendo frases completas de 8 tiempos en vez de compases sueltos de 4.
Entonces, en nuestra medida de 8 tiempos tenemos un primer compás de 4 tiempos (1,2,3,4) que definitivamente no es simétrico al segundo (5,6,7,8). Por lo tanto, no se construye la música con cuentas de 4 (1,2,3,4,1,2,3,4.) sino que se hace con cuentas de 8 (1,2,3,4,5,6,7,8.)
Hemos recorrido parte importante del camino ya que sabemos escuchar las frases de ocho tiempos con las que los músicos trabajan (no debe confundir que a veces jueguen con ellas y las alarguen hasta los dieciséis tiempos). La “frase musical” de ocho tiempos es la “secuencia” o “medida” repetida que estructura y regula la melodía y que vamos a usar para medir la música de salsa. La “frase musical” de ocho tiempos es exactamente lo que estábamos buscando hasta este momento.
Si usted no la ha encontrado aún, repase de nuevo mientras escucha cualquier música antes de seguir avanzando en la lectura.

Cómo reconocer la Clave
La Clave es el instrumento cuyo ritmo determina la conducta de todos los demás instrumentos y es la “llave” para dar el tercer paso en este aprendizaje.
La clave se compone de dos cilindros de madera que se percuten entre sí; ejecuta un patrón musical característico (ver cuadros más abajo) que regula, atención, toda la música. Marca el ritmo, la velocidad, el carácter y la personalidad de la salsa.
No obstante, no se decepcione si no escucha siempre con claridad el sonido de la clave. El ritmo 3/2 o 2/3 está muchas veces ejecutado por otros instrumentos que no son necesariamente la propia clave; por ejemplo la tumbadora, el bongó, el piano...o el propio cantante. Así de importante es la clave: Incluso sin su presencia física, es determinante.
Esta información nueva nos acumula el trabajo:
No busque el sonido de la clave, busque el ritmo de la clave.
No piense que tiene que seguir cierto instrumento, pues tendrá el problema de que los instrumentos van dejándose paso unos a otros a lo largo de la canción. Dicho de otro modo, ningún instrumento suena todo el tiempo que dura la canción.
No caiga en escuchar sonidos específicos, usted necesita oír el pulso de la música, y coger los principios de frases, de voces u otros.
El ritmo de la clave se localiza sobre la medida de ocho tiempos que ya conocemos (la frase). Y se distribuye a lo largo de la canción siguiendo una de estas dos pautas:
a) ó bien 3 golpes en la primera cuenta de cuatro tiempos y 2 golpes en la segunda cuenta (3+2),
b) ó bien 2 golpes en la primera cuenta y 3 en la segunda (2+3).

Patrón de clave 3+2:
1y2y3y4y5y6y7y8y
C

L

A


V
E



Alguna información interesante sobre este cuadro:
a) hay determinados “golpes” de clave que coinciden con los tiempos que se marcan al bailar y hay otros golpes que no coinciden.
b) un sencillo comentario: el primer golpe de clave “C” recae sobre el tiempo 1
c) un comentario algo más complejo: el golpe “L” (salvando que en realidad está ligeramente por detrás del tiempo 2), recae a efectos prácticos de baile sobre el tiempo 2. Y el golpe “V” recae sobre el tiempo 6.
d) algo especialmente aleccionador: si contamos cada 4 tiempos, podemos detectar siempre un golpe de clave que coincide con el tiempo 2

Patrón de clave 2+3:
1y2y3y4y5y6y7y8y


C
L


A

V

E
Información interesante sobre este cuadro:
a) Existen igualmente determinados “golpes” de clave que coinciden con los tiempos que se marcan al bailar y existen otros golpes que no coinciden.
b) un comentario algo más complejo:
-el primer golpe “C” recae sobre el tiempo 2
-el cuarto golpe “V” (salvando que en realidad está ligeramente por detrás del tiempo 6), recae a efectos prácticos de baile sobre el tiempo 6.
c) y de nuevo tenemos que si contamos cada 4 tiempos, siempre hay un golpe de clave que coincide con el tiempo 2.

Qué es el Tumbao
Por este nombre se conoce a los ritmos que marca la conga (tambor que según su tamaño –de menor a mayor- se llama quinto, conga o tumbadora) característicos de la salsa tradicional y que nos afectan particularmente al bailar.
El patrón básico de la conga consiste en dos golpes rápidos seguidos de un golpe fuerte en “8 y 1” (técnicamente 8, 8 ½,1) y en “4 y 1” (4, 4 ½, 5); los dos primeros golpes (en 8, 8 ½ y en 4, 4 ½) sirven de introducción al golpe fuerte (en el tiempo 1 y en el tiempo 5) produciendo un sonido característico (“ku-ku-plá”).
Muy a menudo, sin embargo, no se ejecuta el golpe fuerte en 1 tras los dos golpes en “8 y “(no se escucha “ku-ku-plá” sino “ku-ku....”) dejando un vacío en el 1, como si el músico hubiera “obviado” el acento...la ejecución del golpe fuerte se produce entonces en el 2 (“ku-ku-....-plá”).
Así que, ¡aunque no coincida con el acento (tiempo 1), el sonido duro existe, y puede escucharse muy cerca de donde sigue estando el acento (siempre en 1): exactamente detrás! (tiempo 2). De este modo, el conguero efectúa dos golpes (4 y...) + un silencio (1) + un golpe fuerte en el tiempo 2 momento en el que obtiene el máximo rendimiento al sonido que puede salir de su tambor.
Hagamos un repaso de las asignaturas pendientes de aprobar para doctorarse en la pista de baile: medir la música, escuchar la melodía, seguir el ritmo de la clave y reconocer el ritmo del tumbao.

Como resultado del estudio de estos elementos hemos obtenido la siguiente valiosa información sobre la música:
1) existe un acento fuerte (en 1) marcado por la melodía de la música,
2) existe un énfasis (en 2 o en 1) marcado por el ritmo de la clave
3) existe otro énfasis (en 2) marcado por la conga o tumbadora en el tumbao.

Segunda parte:Qué es bailar al 1. Qué es bailar al 2.
Cosas importantes acerca de bailar salsa.
Bailar al 1 consiste en ejecutar el primer paso de cada secuencia de baile cambiando el peso del cuerpo (delante o detrás) directamente en el tiempo 1 coincidiendo con el acento de la melodía o interpretando el primer golpe de clave 3+2. Hay quien llama a esta manera de bailar “estilo LA” ó “estilo Los Ángeles”.
Bailando en 1:
Bailar al 2 consiste en ejecutar el primer paso de cada secuencia de baile cambiando el peso del cuerpo (delante o detrás) directamente en el tiempo 2 coincidiendo con el golpe de clave o con el golpe de conga. Hay quien llama a esta manera de bailar “estilo NY” ó “estilo New York”.

Bailando en 2:
Bailar al 3 consiste en ejecutar el primer paso de cada secuencia de baile cambiando el peso del cuerpo (delante o detrás) directamente en el tiempo 3 siguiendo patrones de son y de salsa tradicional. He comprobado que en Cuba muchos bailadores comienzan con un paso lateral “largo” en 1 y “rompen” delante o detrás en 3.

Bailando en 3:
Tras un rápido vistazo es fácil percatarse de que los tres cuadros son iguales entre sí en todo menos en una cosa: los tiempos van desplazándose correlativamente en el casillero superior, por lo que suponemos que no se hace necesario incluir los demás cuadros “bailando en 4”, “bailando en 5”, “bailando en 6”, etc.
Tras el vistazo se llega inmediatamente a una conclusión: ¡Los pasos de baile son siempre los mismos!
Existen, no obstante, muchas, muchísimas maneras de bailar el paso básico de la salsa. Posiblemente la más conocida e influyente de ellas es bailar el Mambo Típico –si bien actualmente es más conocido por “estilo New York On2” ó “New York Two”- que consiste en ejecutar el primer paso de cada secuencia de baile con un pequeño paso en tiempo 1 coincidiendo con el acento de la melodía y “romper” cambiando el peso del cuerpo (delante o detrás) en el tiempo 2 coincidiendo con el primer golpe de clave o con el sonido más fuerte de la conga.

Bailando Mambo Típico ó “NewYork Two”

Usted no sabe en qué tiempo de la música baila.
Tranquilícese, no está cometiendo ningún delito... Usted baila siguiendo el ritmo de la música ¿no es cierto? Entonces todo va bien. Pero si tiene dudas al respecto, comience a leer el artículo desde el principio y asegúrese de entenderlo todo hasta llegar de nuevo aquí. Si ha llegado leyendo tranquilamente, ya conoce lo suficiente para seguir los pasos siguientes con éxito:
a) prepare un lugar confortable con un reproductor de música y algunos cd´s (mezcle salsa, pop, house, rock, jazz, o cualquier otro estilo)
b) siéntese y póngase cómodo delante del reproductor durante quince minutos sin bailar, sin aburrirse y sin desesperarse.
c) escuche arbitrariamente fragmentos de todos los estilos musicales alternando la salsa con todos los demás.
d) mientras escucha, cante y cuente en voz alta del 1 al 8 y al mismo tiempo golpee contra el suelo un pié, dé una palmada o golpee los nudillos sobre la mesa coincidiendo con el tiempo 1. Luego haga lo mismo con el tiempo 2 y así con todos los tiempos hasta llegar a 8. Hágalo muchas veces.
e) anímese luego -si considera que le ha ido bien- a ubicar la pisada o la palmada en los diferentes tiempos sin cantar ni contar los tiempos. Hágalo muchas veces
f) pase lo que pase ¡siga disfrutando del baile! Y si es sabiendo un poquito más, mejor.

Pero... ¿cuáles son las diferencias entre bailar al 1 y bailar al 2?
Bien, de entre todas las que pueda haber, nos interesan dos para nuestro propósito:
1ª) simplemente, el paso básico comienza en tiempos musicales distintos:
-Bailando en 1 se comienza en el tiempo 1 (escuchando el acento musical o el primer golpe de clave en patrón 3+2) ejecutando el baile en 1,2,3,..5,6,7-Bailando en 2 se comienza en el tiempo 2 (“rompiendo” con el ritmo de clave u otros instrumentos que marcan al 2) ejecutando el baile en 2,3,4,...6,7,8.
2ª) la música no se siente igual marcando en 1que marcando en 2 y por lo tanto el cuerpo del bailarín se comporta diferente porque no recibe las mismas sensaciones siguiendo el 1 que siguiendo el 2. Experimentar esas sensaciones es elección y tarea propia de cada bailador, dejando al margen que yo no me siento capacitado para explicarlas por escrito.

Usted es bailarín/a “en 1” y quiere aprender a bailar “en 2”:
Puede que quiera mirar algo que está delante de usted y que no consigue ver. En realidad, va a intentar escuchar cosas nuevas en algo que está usted harto de oír. En lo que se refiere al baile, no debería haber ningún problema pues seguirá realizando el mismo paso básico. Únicamente va a pasar de marcar los pasos en los tiempos 1,2,3...5,6,7 a marcarlos en los tiempos 2,3,4...6,7,8.
¿Confuso?, sigamos con calma...
Estos son los tiempos en los que usted va a hacer los pasos de baile:
2,3,4,....6,7,8
Si lo primero que hace es preguntarse asustado donde está el 1, no se preocupe que no ha desaparecido; sigue estando ahí; no se trata de “olvidarse” de repente del acento del tiempo 1 y empezar a escuchar mágicamente el 2... (si este descubrimiento es un alivio, respire y siga).
Bien, el tiempo 1 sigue existiendo, incluso aunque se baile en 2, pero este hecho es todavía un problema ¿verdad? Si sólo escucha con ¿demasiada? claridad el acento en 1, si cuando intenta bailar en 2 se le van los pies, si la fuerza musical del 1 no le permite escuchar nada para bailar cómodamente en 2...bueno, vamos a trabajar para que el 1 juegue a nuestro favor y no en nuestra contra:
a) póngase cómodo delante de un reproductor de música y escuche salsa -sin bailar contando en voz alta del 1 al 8 marcando al mismo tiempo con un pié contra el suelo o un puño sobre la mesa el tiempo 2 y con el otro pié o la otra mano el tiempo 6. No se desespere y practíquelo muchas veces. Y luego practíquelo muchas veces más.
b) cuando lo consiga, marque el 1 golpeando con el puño cerrado de la mano derecha sobre la mesa y marque el 2 golpeando con la palma de la mano izquierda abierta hasta que consiga ubicar todos los golpes de una manera exacta. No se desespere y practíquelo muchas veces
c) cuando por fin lo consiga, marque en 2 y en 6 con las manos o con los pies sin contar los tiempos y ubicar las pisadas o las palmadas de una manera exacta. No se desespere y practíquelo muchas veces, debe repetir y repetir este ejercicio hasta que, tarde o temprano, se dé cuenta que está siguiendo los ritmos del tambor.
d) anímese a bailar en 2 –por supuesto no hace falta decir que sin contar los tiempos- y déjese llevar por la música; Naturalmente, usted sabe que “animarse” y “dejarse llevar” no quiere decir realizar giros, vueltas, adornos y acrobacias... más bien se refiere al paso básico con dos o tres evoluciones de las más sencillas. Por último, mis dos grandes trucos para aprender a bailar en 2:
e) el primero es que colocar el acento fuerte del tiempo 1 en el cuerpo, no en el cambio de peso que se hace desplazando los pies al “romper” adelante o atrás.
f) el segundo: práctica, práctica, práctica, práctica, práctica, práctica, práctica y práctica.
Lo cierto es que está muy bien bailar en uno o en dos. Todo depende de cómo se escuche, de cómo se interprete la música.

Probar estilos diferentes ¿por qué?
Conteste SÍ o NO a estas tres preguntas:
EN SU VIDA COTIDIANA:
1) ¿piensa en general que es siempre bueno aprender?2) ¿considera bueno el viejo dicho “el saber no ocupa lugar”?3) ¿Cree que saber cosas nuevas signifique por algún momento la obligación de renunciar a las cosas que ya sabe?
-AHORA APLIQUE SUS RESPUESTAS AL BAILE- y siga leyendo. (Si ha dado alguna respuesta diferente a SI, SI, NO -aunque sea sólo a una-, usted tiene algunos miedos que este trabajo no le va a resolver).
Al probar otros estilos que no son el suyo, usted crece como bailarín/a:
-se abre a ritmos antiguos y a tendencias nuevas.
-recibe la aportación de nuevos movimientos y nuevas sensaciones.
-sigue aprendiendo.
-sigue mejorando técnicamente
-sigue desarrollando habilidades.
Si baila con otras personas que tienen un estilo diferente al suyo, además de buen nivel de baile, usted posee cultura. Si le gusta su estilo más que todos los demás, no hay problema ¡todo está perfecto! Sólo relájese y disfrute.

¿Qué es lo más correcto: bailar en 1, en 2, en 3 o en NYon2?
Al respecto hay diversas opiniones:
Bailar “rompiendo” en 3 es, según muchos, lo más correcto musicalmente (comenzar con paso lateral en 1 –con el acento- y tras la pausa en 2, “romper” delante o detrás en 3) porque la gran parte de la música de salsa está escrita siguiendo esta pauta.
Otros dicen que bailar la salsa al estilo “NY on2” (caminando en 1 -con el acento- y “rompiendo” delante o detrás en 2 -con la clave o la conga) es bailar con el “alma” de la música. De entre ellos, algunos argumentan que bailar “rompiendo” en 1 (cambiar el peso delante o detrás directamente con el acento del tiempo 1) es solamente bailar con la melodía; oírla simplemente sin dejar que la música aporte al baile los ritmos que ofrece.
En realidad, bailar en 1 parece lo más fácil: identificar el “golpe” musical en 1 es lo más sencillo, basta limitarse a oír la melodía y hacer coincidir el “golpe” con el “arranque” de cada secuencia del baile. Entonces, ¿se puede bailar en 1 y sentir a la vez la clave y el tambor?
Por supuesto que sí.

-Si usted baila escuchando la clave 3+2 bailando en 1, usted aprovecha el primer golpe de clave que coincide con el tiempo 1.
-Si usted baila escuchando la clave 2+3 bailando en 2, usted aprovecha el primer golpe de clave que coincide con el tiempo 2.

En ambos casos, el bailarín de salsa está caminando en tres de los cinco movimientos del ritmo de la clave.

En todo caso, lo esencial es bailar tres tiempos de la música guardando uno de cada cuatro tanto si bailan en uno como si baila en dos. Esta es –sin ningún género de duda- la dimensión más importante del ritmo aplicado a la danza.


Con el propósito de aportar en cada artículo la siempre interesante perspectiva de un profesional, le pedí a un gran conocedor de la música latina que inaugurara la serie escribiendo acerca de la relación actual entre la música y el baile latino y le hice dos preguntas:
¿Te afectan como dj de salsa los diferentes estilos de baile al 1 o al 2? ¿Utilizas en tus sesiones canciones especialmente “buenas” para bailar en uno u otro tiempo?
Por Cheíto DJ, discjockey profesional, habitual en los Congresos de Baile Latino y galardonado con varios premios como dj de salsa.
“En los últimos tiempos se ha suscitado una antigua, pero no por ello menos ridícula, competencia entre los bailadores entre si es mejor bailar al tiempo uno o al dos.
No es mi terreno, y por ello no trataré de dar una lección sobre el tema, aunque si me gustaría aportar mi granito de arena en aquello que creo sí puedo, es decir, en la relación existente entre la música y el baile, en concreto me centraré en la salsa.
Es importante decir que no existen en el sentido estricto canciones de salsa para un tiempo o para otro. Afirmar eso para mi entender es un error.
Ahora bien, hay en la actualidad un proceso que se podría denominar “desnaturalización de la salsa”. ¿Qué quiere decir esto? pues bien, la evolución en el tiempo ha llevado según mi parecer a una pérdida de riqueza musical en pos de la comercialidad. Las canciones han perdido la estructura, la complejidad y a la vez sencillez de su ritmo, perdiéndose en fusiones rítmicas mal hechas, introducción de ritmos que no pegan entre sí por la mera razón de que están de moda. Es la música del “todo vale”.
Si bien sería injusto afirmar que no existen honrosas excepciones entre los grupos de hoy en día. Quizá el máximo exponente de estos sea la Spanish Harlem Orchestra, reunión de tremendos músicos que dan un aire nuevo a los clásicos y abogan por la calidad. No quiero olvidar algunos otros como pueden ser José Alberto el Canario, espectacular en directo, la Orquesta Souvenir, que está rescatando también grandes temas, etc…
Es fácil ver la cantidad de factores que influyen y participan en una canción. Cuando hablo de ese proceso de desnaturalización me refiero a la reducción o incluso omisión de alguno de ellos.
De esta manera es muy difícil una correcta interpretación de estos ritmos en el baile. Por ejemplo, no se puede bailar correctamente una canción en tiempo dos cuando no se escucha o diferencia el tumbao de las congas entre la amalgama de sonidos.
Ésta es la razón principal de mi conocida defensa de los ritmos de los años 60, 70 y comienzos de los 80. Para gustos están los colores, eso está claro, pero me gusta ofrecer un tipo de música más completa, que además hace mucho más sencilla al bailador, sobre todo si es principiante, la tarea de adentrarse en los ritmos latinos.
Creo que es un error enseñar a bailar con las canciones que todos los días se pueden escuchar en la radio. Para mi es grave el no usar la música correcta, el repetir siempre los mismos temas. ¿Acaso cuando a un niño se le quiere enseñar a andar, se le enseña primero a correr?, ¿o se le da el una revista de ciencia para aprender a leer?
Con esto quiero decir que se debe empezar desde la base. Pero es que la verdadera base del baile no es el paso básico, es LA MUSICA. Sin la música no hay baile, y no al revés.
Existe un método que siguen conocidos profesores a nivel internacional, y es que en vez de poner directamente a los alumnos a dar vueltas ni pasos libres se sientan y cogen una tumbadora y hacen el ritmo base de este instrumento, el tumbao. Hacen entrar en la cabeza y el cuerpo de los bailadores noveles este ritmo, y hasta que no lo asimilan no cogen los zapatos. ¿A que no sabéis que marca la tumbadora? El baile a ritmo 2. ¿Qué curioso, no?
Mi lucha por difundir la buena música no se basa en decirle a nadie que baile a un tiempo u otro, puesto que no es mi competencia. Es más, estoy convencido que no es mejor ni un estilo ni otro, depende de donde se marque el tiempo fuerte, y eso depende de la zona donde se aprenda, de los profesores, etc. ¿alguien piensa que eso hace un estilo u otro mejor o peor? sería como ser “racista” con el baile. Cojamos lo mejor de cada uno de ellos e incorporémoslo a nuestros conocimientos. El buen entendedor de un tema es el que se nutre de todas las fuentes, discriminado lo mejor y peor de cada una de ellas, y formándose así una opinión con fundamento. Una vez así, que cada uno elija su camino y baile según se sienta más cómodo y feliz.
Todo lo escrito es mi opinión personal y profesional al mismo tiempo, formada sobre la base de haber sido bailador en mayor medida en un principio, y mi dedicación en los últimos años a la difusión de los ritmos latinos allí donde me llaman, tarea que hago con el mayor de los cariños y búsqueda siempre de la mayor calidad.
Por supuesto que es criticable y puede que no compartida, pero es eso, una humilde opinión.”
Repitiendo la pregunta:
¿Qué es lo más correcto, bailar en 1, en 2, en 3 o en NYon2?
No puede, no debe haber otra respuesta: ningún estilo es más correcto que el otro. Si hay algo correcto, eso es bailar siguiendo el ritmo como uno lo escuche, como uno lo sienta, como lo interprete en cada momento y gozar sin que importe si bailas en un tiempo o en otro. Hacer lo realmente fundamental: ¡Disfrutar!



Para publicar esta entrada he solicitado y obtenido autorización de su autor, que copio/pego:


Hola Antonio,
Ante todo, disculpa mi tardanza en responderte. He estado muy ocupado las últimas semanas.
Tienes mi autorización para reproducir mis artículos en tu blog. Sí te pido que, aparte de citar la fuente, respetes el texto íntegro, sin alterar nada. Para bien o para mal, los artículos han sido creados tal y como están, y siempre que los reproducen pido que sea en estas condiciones.
Te agradezco enormemente el interés que has mostrado y me alegro de poder contribuir a la difusión, en Málaga, de esta actividad.
Un saludo y mucha suerte.

Antonio Bragelli.



Articulo 1:
QUÈ ES EL BAILE DE SALON.
QUÈ HAY QUE SABER PARA BAILAR EN PAREJA.
COMO APRENDER A BAILAR.


QUÈ ES EL BAILE DE SALON.

Definir de manera ortodoxa el baile de salòn puede hacerse de muchas formas, pero todas incluyen el mismo contenido:
"Sana y lùdica actividad realizada por dos personas sobre la pista movièndose y comunicàndose al compàs de la mùsica con ritmo y coordinaciòn"
"Establecer una conversaciòn "no verbal" en pareja a travès de la mùsica y la danza", y otras similares.
Se puede encontrar en cualquier manual sobre el baile el listado de los numerosos beneficios que aporta, y es màs o menos conocido lo que ofrece a todo aquel que lo practica.
En resumen, es una actividad total:
Participa cuerpo, mente, espíritu y sentimiento.
Es personal e íntima y a la vez comunicativa, grupal, pública.
Es creativa, espontánea e individual y al mismo tiempo coordinada, estructurada y convencional.

No obstante, es importante aclarar un concepto antes de continuar:
Hablamos -y seguiremos hablando a lo largo de toda esta serie de artìculos- de baile de salòn social, no de baile deportivo (con rígurosas normas de competición reguladas por una federación a nivel internacional), ni del baile que se hace en concursos, shows o exhibiciones (cuyos contenidos y objetivos son muy diferentes de los estudiados aqui).
Hablamos de lo que hace la gente que se reùne para bailar en pareja con el propòsito de disfrutar de la mùsica y de la danza,en suma, de baile social.

Social significa comunidad.
Cooperación en vez de competición.
Significa compartir un espacio físico en armonía: respetar y ser respetado.
Pero compartir la pista no es observar y mirar sin bailar, es participar: si unos miran y admiran -o critican- mientras otros bailan y exhiben creedme, eso es un show y no es baile de salón. Ello no impide que se pueda gozar y aprender observando en los momentos de descanso cuando no se baila. Tampoco se trata de bailar exclusivamente con las parejas favoritas; ser sociable es precisamente lo contrario: poseer una actitud sin prejuicios para bailar con amigos y desconocidos, con jòvenes y mayores, con expertos y principiantes.

Mucha gente piensa que el baile es una forma de arte espectáculo, que solo llegan a dominar personas con "talento", con "arte", con "oido"...al alcance de algunos elegidos a los que se mira, se admira, se aplaude y se envidia.
Hoy en dia hay quien piensa en el baile de salón como algo pseudoprofesional, que bailar bien va ligado a shows/ exhibiciones/ actuaciones realizadas para pasivos espectadores.
Nada que ver con la participación, con el cercano contacto con otros bailarines, con la co-existencia en la pista de baile, con sentir el placer de bailar.

El hecho es que nuestra cultura está dominada por el consumo visual mediático, de estrellas y admiradores de estrellas reforzando la idea del baile como algo alejado de la vida corriente del hombre y de la mujer de a pié, es decir, demasiado espectacular, profesional, competitivo, exclusivo.
Sin embargo, el baile no sólo está al alcance de todos sino que está dentro de cada uno de nosotros y forma parte de nuestra propia existencia en muchos aspectos de nuestra cultura, de nuestra vida social: en las fiestas y reuniones, en el folcklore, al salir a divertirse, al celebrar cualquier acontecimiento...

La pista de baile es participativa, comunicativa y grupal... las estrellas del escenario se confunden con los principiantes cuando bajan al salón a compartirlo: no pueden invadir espacios donde otros bailan, han de adaptarse a la pista llena y saben como hacerlo. Igualmente los principiantes tienen derecho a ocupar su sitio -siempre hablamos de bailar- si saben, naturalmente, cual es ese sitio y cual es el de los demàs.
Sobre este importante tema y sobre el conocimiento y la aplicaciòn de los recursos (que no son los mismos en los diferentes estilos de baile) para compartir correctamente la pista se tratarà en profundidad en los pròximos artìculos, aunque no està de màs asimilar definitivamente que todos tienen en comùn una cosa:
el uso de la lògica y el sentido comùn.
El baile de salón no tiene normas institucionalizadas o reguladas oficialmente, sino principios universales.

QUÈ HAY QUE SABER PARA BAILAR EN PAREJA
Se asume normalmente que es necesario tomar clases en una academia para poder salir a bailar (sin embargo no es indispensable), asimismo que el baile es bàsicamente ejecutar secuencias de pasos memorizados (eso es coreografìa) en vez de improvisación, ritmo, comunicación, conexión, y armonía basado en el respeto entre los bailarines y el amor a la música y a la cultura de baile.
Lo autènticamente importante para bailar en pareja es:
Comunicaciòn: necesaria para entenderse y coordinarse con la pareja y con los demàs bailarines.
Ritmo: la regulaciòn del modo y la velocidad del movimiento de ambos al seguir los estìmulos musicales.
Conexiòn: la postura, el equilibrio, el abrazo.
Improvisaciòn: capacidad para resolver situaciones diversas y contratiempos.
Armonìa: cadencia, elegancia, entendimiento, naturalidad.
Saberse màs pasos o màs figuras no es importarte ni ayuda a bailar mejor ni da màs calidad. Y lo que es peor, cuantas màs figuras se aprendan sin pararse en la tècnica, màs se aleja de bailar bien.
Toda la esencia del baile se puede encontrar en esas parejas mayores que tal vez utilizando siempre el mismo esquema rìtmico (lo cual es lo de menos) disfrutan sencillamente de un modo natural; si a esta esencia se añade tècnica surge la elegancia, la fluidez total de movimiento, la personalidad... en definitiva, aparece la calidad.
Las figuras son simplemente condimentos, pero nada màs.
Y ya se sabe lo que sucede si hay exceso de condimentos; ademàs, en el mercado hay una desmesurada demanda y se han multiplicado los vendedores que ofrecen y hasta regalan lo que pide la gente.
Asì son las cosas.


COMO APRENDER A BAILAR

Antes de empezar es importante tomar nota de las siguientes reflexiones para iniciar el proceso, desde cero si hace falta, sin engañarse a sì mismo:
Primera, no hay que tener prisa.
Segunda, tomar clases està muy bien pero la medida en que se practica es la medida en que se progresa.
Tercera, nunca, por mucho que se viva y por mucho talento que se tenga, se aprende todo.
Cuarta, existen varias etapas en esta aventura definidos por estos cuatro estados mentales:
a, inconscientemente mal/a bailarìn/a
b, conscientemente mal/a bailarìn/a
c, conscientemente buen/a bailarìn/a
d, inconscientemente buen/a bailarìn/a
Es fàcil, ràpido y lògico pasar del primero al segundo.
Si se pasa directamente del primero al tercero algo va mal en el aprendiz o en el proceso de aprendizaje.
Del segundo al tercero pueden pasar años.
Llegar al cuarto es cuestiòn de madurez, de personalidad, de actitud.
Porque lo que delata en cual de los cuatro estados se encuentra alguien no es su nivel de baile, sino su actitud incluso antes de dar siquiera un solo paso.

Hemos dicho aprender a bailar, no aprender bailes ni secuencias de pasos, de manera que:
=En vez de figuras, aprender primero a escuchar la mùsica:
a reconocer e interpretar los tiempos al bailar; dominar uno por uno los movimientos que hace el cuerpo en el paso bàsico en el tiempo 1, en el 2, en el 3, etc: controlar asì el paso bàsico es empezar con muy buen piè.
Aprender a escuchar los instrumentos que marcan el ritmo es enriquecerse: se elige cuales son los tiempos del compàs con los que bailar. Acerca de este tema tratarà el pròximo artìculo.

=En vez de figuras, aprender primero tècnica:
sòlamente usando el paso bàsico y una o dos evoluciones bàsicas practicar la postura, el equilibrio, el còdigo de comunicaciòn (llevar y seguir), el cambio del peso del cuerpo,...tècnica y màs tècnica, practicar y practicar con tres pasos bàsicos antes de aprender unas pocas figuras màs.

=Cambiar de pareja a menudo:
De lo contrario nunca se reconoceràn los fallos propios,el aprendiz no serà consciente de lo que tiene que mejorar; tambièn serà dificil progresar si sòlo se ven los errores de la pareja; finalmente, bailar con quien sabe màs està muy bien pero se aprenderà especialmente bailando con quien sabe menos y esto es fundamental para llegar a aquel cuarto estado mental.

=Aprender a comunicarse:
Entender y practicar el lenguaje no verbal que se produce entre los dos miembros de la pareja, es decir, a llevar (comunicar una intenciòn) y seguir (recibir y entender los mensajes).
Sobre esta parte del proceso (la màs gratificante en cuanto se ven resultados, pero asimismo tambièn la màs dificil) tratarà tambièn todo un artìculo de esta serie.

Desafortunadamente, esta sociedad que nos ha tocado vivir no incentiva pasatiempos que inviten a acercar entre sì a personas de diferente condiciòn, edad o religiòn.
Y a pesar de que el baile en pareja ha experimentado en los ùltimos años un espectacular aumento en el nùmero de adeptos,las reglas de convivencia y educaciòn no han mejorado, sino todo lo contrario.
He conocido muchas personas a lo largo de todos estos años que empezaron entusiasmados, se enamoraron del baile y al tiempo terminaron decepcionados por los aspectos negativos que genera el entorno humano del baile de salòn. Y esto no deberìa ocurrir. No puede ocurrir.
Està en la mano de todos nosotros.

Seguiremos el pròximo mes ampliando todos los conceptos.
 


lOS pròximos artìculos:

"LOS RITMOS DE BAILE.
DIFERENCIAS EN LA MÙSICA Y EN EL BAILE.
FORMAS DE BAILAR"

"LA PISTA DE BAILE: TERRITORIO COMANCHE"
"TÈCNICA Y COMUNICACIÒN DEL BAILE EN PAREJA.
1) MANEJO Y MARCACIÒN.
TEST: ¿CUAL ES MI NIVEL DE BAILE?"


 







No hay comentarios:

Google+