Zapatos de baile en Malaga

No. Yo no vendo calzado de baile ni me llevo comisión por vender o recomendar ninguna tienda.

Calzados Castilla es de Málaga y propiedad de Jesús, un compañero de clase que lleva toda la vida dedicándose al calzado y por eso está en esta página.

Comprar calzado de baile por Internet es una locura. Ignoras la calidad y aún cuando el precio esté bien, lo mismo no te compensa. Eso, sin contar con el coñazo que son las tallas y que lo mismo te llega muy pequeño o muy grande, o muy estrecho o muy holgado.

Jesús si se lo pides, te los fabrica incluso a medida de tu pie. Calzado artesanal, totalmente personalizado.

Y a los compañeros de clase que se hagan en clase un selfie conmigo, les hace un 10% de descuento.



---

Antigua versión de esta página:

Estoy en negociaciones con la marca especializa en calzado de baile de salón "Stephanie", para representar gratuitamente sus  productos en Málaga capital, y como un servicio adicional que presto a las personas que conmigo han decidido aprender a bailar.

Stephanie me va a proporcionar gratuitamente, unas muestras de un sólo pie y de distintas tallas y modelos, tanto de señora como de caballero. Mis alumnos se los pueden probar, y si les interesa, lo adquieren por internet directamente en la web del fabricante, le pagan al fabricante, y el fabricante se los envía directamente por mensajería privada a su domicilio.

Si hubiera que devolverlos y para ahorrar costes de mensajería, me los pueden dejar a mi en depósito, y yo los devuelvo al fabricante cuando haya varios o cuando el fabricante me los pida. En ningún caso acepto dinero por cuenta del fabricante. Se le paga mediante ingreso en cuenta, tarjeta de crédito o transferencia bancaria, que una cosa es ayudar y otra bien distinta, ser un pringao. CREO que también admiten el pago contra reembolso.

Los precios de los zapatos, gastos de envío incluídos, oscilan entre los 69 euros para los de satén, y los 75 para los de piel. Cuando los reciba, les haré unas fotos y las pondré en esta misma página. Si los encuentras más baratos o de mejor calidad, no te lo pienses: cómpralos.
 
Por mi parte, ha de quedar claro que:

1. Es un servicio gratuito.
2. Es exclusivamente para mis alumnos.
3. No gano dinero con ello. No me hace falta.
4. El día que ésto se convierta en un marrón, lo dejo. ¿Marrones?, ¡ninguno!

Modificaré esta página cuando tenga los zapatos en mi poder, o, cuando cambien los precios.











Google+